Lamento


Lamento el día que tu voz oí
Con ese timbre que mi cuerpo sedujo
Dolor sentiré pues tan lejos de mí
Más fácil es que se rompa el embrujo

Lloro porque mirarte quiero y no debo
Y aquello que debo mirar no lo quiero
Mi alma grita y yo desespero
Pues tú has robado mi corazón entero

Pecado parece amar a un ladrón
Ladrón arrogante, viril y dulce
Dulce mientras me enamora con su canción
Viriles las manos que a ese amor inducen

Mis lágrimas tu pecho mojan al caer
Señales encarnadas en mis mejillas dejan
El fuego de su lengua sobre mi piel
Trastornan mi cuerpo mientras mis labios penan

Penan por un amor que es prohibido
Por una pasión que no debería haber sentido
Por ese calor que llena el vacío
De mi ser, antes cargado de hastío

Me rindo a sus besos
¿qué otra cosa puedo hacer?
La mente a mis ruegos no ha respondido
Con sinceridad digo:
No sé si quiero perder
Aquello escondido que por él ha aparecido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todo lo que quieras comentar, estaré encantada de leerlo y publicarlo. De hecho, quedaré más que agradecida.