Epígrafe para un libro condenado

Podría intentar definir mi blog, pero realmente no encontraría palabras para hacerlo. Lo más seguro es que pecara de soberbia y me atribuyera adjetivos que nunca se han relacionado con lo que escribo. Buscando un día, encontré estas palabras de Baudelaire y las he tomado prestadas. Es la mayor muestra de vanidad que ha invadido alguna vez: utilizar lo que él ha escrito para definir mis letras. Pero no he podido resistirme:


Lector apacible y bucólico,
Sobrio e ingenuo hombre de bien,
Tira este libro saturnal,
Orgiástico y melancólico.
Si no has estudiado retórica
Con Satán, el astuto decano,¡tíralo!,
no entenderías nada,
o me creerías histérico.
Mas si, sin dejarse hechizar,
Tus ojos saben hundirse en los abismos,
Léeme para aprender a amarme;
Alma singular que sufres
Y vas buscando tu paraíso,
¡compadéceme!... si no, ¡te maldigo!


Charles Baudelaire (1821-1867)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todo lo que quieras comentar, estaré encantada de leerlo y publicarlo. De hecho, quedaré más que agradecida.