M.E. 2: Una noche con la diosa del deseo I



Las Perlas de Afrodita,
Herbert James Draper
Tomaba su baño en la amplia piscina revestida en lapislázuli, rodeada de doncellas de piel blanca que tocaban su pelo con reverencia. El agua apenas estaba cubierta ya de espuma, espuma de la que ella había nacido y a la que su nombre hacía reverencia. Reía con deleite cuando salpicaba gotas esponjosas a los cuerpos de sus acompañantes, pero no consentía que ninguna de ellas manchara su nívea dermis. Tenía lo mismo de caprichosa que de bella… y su hermosura no era comparable a la de ningún otro ser vivo.
Con una palmada, el juego terminó y las muchachas se apresuraron a salir del agua para buscar la seda blanca que secaría sus pieles de alabastro. No tardaron en preparar otra irisada que cubriría el cuerpo de su señora.
Ares observaba la escena desde la puerta abierta, sonriente, sus ojos perdiéndose en los muslos tiernos que corrían para satisfacer a su amante por no mirar aquellos que lo dejarían fuera de combate a la primera provocación. Pero ella sabía que estaba allí. La seductora sonrisa que curvaba sus rosados labios gruesos era la misma que reservaba para sus encuentros privados. Era la misma que guardaba sólo para él.
La vio sacudir la cabeza al compás de una risa cristalina que le llegó a lo más profundo del alma y se instaló en su vientre. Su hermosa cabellera cobriza brillaba reflejando los rayos del sol que se colaban por las celosías de las ventanas y se extendía hasta cubrir las redondeadas caderas. Se anticipó a la sensación de esas guedejas onduladas acariciando sus muslos y la ropa holgada debajo de la armadura dejó de disimular su excitación.
Afrodita sentía en su espalda y sus caderas el cosquilleo de los ojos acariciadores de Ares. Se moría de ganas de echar a todo su séquito de una palmada e invitar al dios a su lecho, pero el día anterior había preferido guerrear contra los humanos a jugar con su espada entre sus muslos y tenía que hacerle pagar.
Dejó que la toalla de seda se escurriera hasta sus caderas, donde quedó arrugada y abierta sobre un muslo. Una rodilla se apoyó como al descuido en el colchón y estiró su cuerpo sobre las sábanas arrugadas, llevando el pelo húmedo hacia un costado.
—Los aceites —su voz melosa susurró la orden que sus siervas se apresuraron a cumplir—. De jazmín.
No tardó en sentir las delicadas manos sobre su espalda, esparciendo el perfume aceitoso con un masaje suave. El aroma de la excitación de un hombre se coló por entre los efluvios del jazmín y la diosa suspiró con deleite, moviendo las caderas contra el colchón. Las manos se deslizaron hasta sus piernas y también allí frotaron hasta que su piel adoptó el tono rosado de la aurora.
Se volvió en un movimiento lánguido y medido, que sacudió sus pechos y bajó aún más la seda de sus caderas. Las manos pasaron entonces a su cintura y sus pechos que pronto se impregnaron del aroma dulzón. Unos dedos atrevidos juguetearon con las puntas coralinas, que se irguieron al primer roce, ansiosas de más caricias. El gemido gutural que dejó escapar entre sus labios entreabiertos dio el aviso que todas esperaban.
Dos se hacían cargo de sus brazos. Otras dos de sus piernas. Pero todas empezaron a dirigirse al centro de su cuerpo, que esperaba con avidez el roce de un amante… o de varias. Sus pezones volvieron a verse sacudidos, pero esta vez por una lengua tímida que tan sólo dejaba golpecitos leves sobre ellos. Mientras, la tela que la cubría se iba abriendo mostrando la perfección de su cuerpo.
Los muslos no tardaron en ser asaltados y su entrepierna se humedeció en el acto, mezclando su aroma con el perfume de las flores del amor. Pasó la lengua por los elásticos labios y vio la figura de su amante en el umbral, macizo y erecto, esperando una invitación que no llegaría hasta que ella estuviera saciada. Pero se la saltó impaciente cuando unos dedos curiosos frotaron con aceite el pubis limpio de vello.
—Quizá prefieras las caricias de un dios —no era una pregunta, si acaso un gruñido que pretendía provocar la huída de sus doncellas.
—¿Por qué? —gimió con perverso placer—. Nadie como una mujer para satisfacer de diferentes maneras las necesidades de una diosa.
—Yo las conozco todas.
—Mira de todas formas, por si acaso aprendes alguna.
Dejó que sus párpados se alzaran lentamente destapando unos iris azules, casi transparentes, capaces de hacer postrarse a sus pies al más aguerrido de los dioses. Ares casi lo hizo, pero recordó el gusto por los juegos de la pérfida hembra que meneaba las caderas contra las manos deseosas de complacer.
—¡Marchaos todas! —rugió furioso
—¡No!
—¡Fuera he dicho!
Las jóvenes abandonaron la habitación entre gritos asustados y risas nerviosas por el grandioso espectáculo que se les iba a ofrecer a continuación. Afrodita se arrodilló en la gran cama con dosel, irguiendo su espalda, apuntando con los pezones tirantes al torso musculoso de su amante. Su rostro mostraba toda la ira que guardaba para esas ocasiones, mientras su cuerpo hervía de deseo por arrastrarse a los brazos del dios.
—No eres nadie para dar órdenes aquí —susurró lentamente.
El tono aterciopelado de su voz se enroscó en su bajo vientre, como una lengua juguetona y experta.
—Soy un guerrero —afirmó subiendo los escalones que llevaban a su presa—. Y tú eres mi recompensa cuando vuelvo a casa después de un combate.
—Pero esta no es tu casa, guerrero.
Sonrió con maldad al llegar al borde del colchón y lanzó una mirada desdeñosa a la rica estancia llena de columnas, guirnaldas y joyas.
—Ésta ten por seguro que no. Pero ésta… —adelantó una mano y la internó en la sedosa calidez entre sus piernas, haciéndola lanzar un gritito mezcla de indignación y placer.
La diosa apresó su antebrazo con su pequeña mano. Un gesto simbólico de rechazo, ya que sus caderas se movían contra sus dedos, urgiéndole a ir más deprisa.
Sus ojos se deleitaron con la imagen de la mujer arqueándose, apretándole y jadeando en busca de la culminación. Aprovechó el momento de éxtasis para hundir dos dedos en la carne que lo buscaba y concluyó con arrogancia:
—Ésta es toda mía.

8 comentarios:

Kyra Dark dijo...

Aquí llega Ares, guapetonas mías!!! Y presiento que va a ser un dios malo... muy malo... La perfecta pareja de Afrodita que va a ser del todo perversa (muahahahahhaha)
Por cierto, la foto es un cuadro de Herbert James Draper, "Las perlas de Afrodita"
Ya me diréis como pinta!
Un besito

☪VampiChelle☦ dijo...

hOlaaaaa!!! Jajaja no entendi tu coment


'te has superado jodia'

Me dio gracia jajajajaj Gracias por comentar!

Citu dijo...

Esta muy buena uy si tuve que abanicarme sigue Kyra

Ade dijo...

Me alegro que te decidieras por Ares, primero porque es el Dios que hemos subido esta semana a nuestro Olimpo y segundo porque me encanta que sea tan malote y que tenga las cosas tan claras.
Desde luego que es la pareja perfecta para Afrodita y viceversa, porque ella no se queda atrás.

Madre mía Kyra, que subidón me dio al leer este capítulo.
Disfruté cuando él brama exacerbado por lo que está viendo y sintiendo y manda que todas salgan de ahí. Y ni te cuento con lo de "Esta casa en toda mía" uffffff.

Como ves no me has defraudado.
Aquí estaré siguiéndote, como siempre.

Besos.

P.D.: Buena elección con la imagen que subiste, es bien hermosa.

Lolypop dijo...

Hola!! hace un par de semanas descubrí tu blog gracias al rincón de Bonnie, me encanta todo lo que has escrito porque lo he leído a casi todo, me encanta la plantilla, te felicito por tus escritos tenés un buen futuro si pensás ser escritora.
te sigo desde ahora y me gustaría que visitaras mi blog y dieras tu opinión, ojalá te guste...

entrendesonic.blogspot.com

quizá no sea tu estilo pero a mi el tuyo me encanta porque me encanta esta literatura, de por sí me encanta leer... besos

Kyra Dark dijo...

Muchas gracias!!!
Me alegro de que os guste!! Ese momento "Esta casa es toda mía"... hasta yo tuve que parar de escribir y abanicarme porque me estaban entrando los 7 males XDDD
A ver si para mañana tengo el siguiente!!

Un besote!

Maria dijo...

woww,wowww,wowww!!!!

Posesivo,sensual y todo con un afrodisiaco perfecto¡¡¡el de los dioses y el de tu pluma!!!!

Un besito

pd: tengo una duda,hoy estoy espesita...Ares,me suena....es Dios de ¿?

Kyra Dark dijo...

Dios de la Guerra!!!
Y viene guerrero del todo...

Besitos ;P

Publicar un comentario en la entrada

Todo lo que quieras comentar, estaré encantada de leerlo y publicarlo. De hecho, quedaré más que agradecida.