INFIEL

 
Pecadores de Carne.
Pecadores de Alma.

Infiel cada noche; al cerrar mis ojos con su forma rondando en mi cabeza. En los sueños erráticos que atormentan mi duermevela. En los amaneceres plagados de besos y caricias.

Infiel en palabras; cuando pronuncio su nombre más veces que el tuyo. En pensamiento; si es que es su imagen la que ronda mi cabeza. En hechos; cada vez que te aparto de mi lado para volcarme en sus placeres.

Infiel a ti; cada momento que disfruto de su agridulce compañía. Infiel a mí; porque me obligo a contenerme en tu presencia.

Infieles los dos, aunque tú no lo admites y a mí la culpa me quema.

A ti. A mí.
A la Escritura. A tu Pasión.

4 comentarios:

Marcos Dk dijo...

Hermosa infidelidad, como debe de ser, pues de lo contrario, ¿para qué ser infiel?

Patricia O. (Patokata) dijo...

Imposible escapar a esa infidelidad tan intensa!!
La adrenalina de lo prohibido exitando los sentidos!!

luchadora dijo...

Aunque una infidelidad es una infidelidad, dentro de ella hay infidelidades que bien merece la pena ser perdonadas y hasta agradecidas, como esta, que se agradece poderla haber disfrutado leyéndola.
Un saludo.

Kyra Dark dijo...

Muchas gracias por vuestros comentarios.
Un besote

Publicar un comentario

Todo lo que quieras comentar, estaré encantada de leerlo y publicarlo. De hecho, quedaré más que agradecida.