LA GACETA Nº 5 - 20/10/2011


REGALO ABRAZOS
Reflexión

Si habéis leído alguna vez, alguno de mis artículos filosóficos, sabréis que no doy gran cosa por la dirección que está tomando éste, nuestro mundo, frío y egoísta como él solo. Quizá, sólo quizá, esté equivocada. ¿Es posible seguir teniendo esperanza?

¿Qué pasaría si un día os encontrarais por la calle a una persona con un cartel que diga: Regalo Abrazos, Abrazos Gratis? ¿Qué haríais? Esto fue lo que hicieron un grupo de jóvenes en Italia:



No se qué idea desarrollar primero: La de que evitamos como la peste a las personas que intentan dar cariño o la de que nadie hace nada si no ve a otro hacerlo primero.

Adoro los abrazos, pero dar abrazos desde dentro, de esos que juntan corazón con corazón. No soporto los amagos fríos en los que alguien te pasa el brazo por los hombros, pero no se atreve a acercar el pecho a ti. No comprendo esa mentira de pegar los codos al torso y clavárselos a la otra persona en las costillas. Un ABRAZO, señores, señoras y señoritas, es SENTIMIENTO. Y si no hay sentimiento, no es abrazo. Nadie me convencerá nunca de lo contrario.

Un abrazo bien dado es un intercambio, una sanación, una liberación. Si no es recíproco, no es absolutamente NADA.

¿Os habéis fijado en la renuencia del principio del video? ¿La desconfianza? ¿La vergüenza? ¿Tanto nos corta hacer públicamente algo que no es malo? ¿Tanto nos cuesta desnudar un poquito nuestro corazón?

En Mayo tuve la suerte de participar de la experiencia de ser hospitalera en un albergue de peregrinos del Camino de Santiago. No hubo sentimiento religioso en la experiencia, tan sólo vocación y servicio a un lugar me llena tanto. ¿Sabéis lo que significa un abrazo para un peregrino solitario, cansado, abatido? He estado en esa piel y, la sensación, es algo mágico. ¿Sabéis lo que supone un abrazo de verdad para un hospitalero cansado, agobiado por el trabajo? ES SUBLIME.

Un simple intercambio. Sin explotación, sin contratos, sin motivos económicos de por medio. Sin segundas intenciones, tan sólo la de compartir la alegría, la euforia, la sensación de trabajo bien hecho, la tristeza (por qué no). Puro Sentimiento.

En la vida diaria, no es menos gratificante. Personalmente, no me puedo acostar por la noche sin haber dado al menos dos abrazos. Me encantan los días en los que los reparto a diestro y siniestro.

Aprended a dar abrazos. Y, lo que es más importante, aprended a recibirlos. Y, si queréis dar uno, hacedlo. Si no queréis que os abracen, decidlo: no pongáis trabas a los sentimientos de la otra persona, exponed los vuestros. No esperéis a que otro sea más valiente que vosotros. No esperéis a que os abran los brazos, abridlos.

¿Habéis visto la evolución del vídeo? ¿La renuencia del principio y la alegría del final? Los humanos somos así. Siempre tiene que haber un pionero con un grupo de seguidores. Lo que el primero hace, los demás lo copian. Sed pioneros en dar alegría y cariño al mundo. No hablo sólo de un abrazo, hablo de una sonrisa, un gesto amable. Es una magnífica cadena:

Mi madre me sonríe por la mañana, yo sonrío a mi jefe. Mi jefe deja de tener el día de perros y sonríe a sus empleados. Los empleados se sorprenden gratamente y sonríen a las personas a las que atienden. Una de esas personas es la jefa de mi madre y le dedica una sonrisa especial. La cadena es interminable… y no ha hecho más que empezar. Y si aún no se ha comenzado, hacedlo vosotros.

El ser humano tiende a repetir las acciones que ve en los demás. ¿Por qué no repetir entonces algo bueno? Es posible que una de las cualidades que más aborrezco del hombre, sea la que necesitamos para hacer de nuestro mundo un lugar mejor. 

¿No es irónico que sea uno de los mejores motivos para tener esperanza?

*   *   *   *   *
Le debo a Amaya Felices colgar la entrevista que hizo hace tiempo para el blog. No pasará esta semana sin que la publique. Y espero que me perdone por haber incluido primero este artículo, pero es que hace poco tuve una experiencia abracística que me dolió en el alma y este video parece que me ha llegado por arte de magia en el momento más oportuno. Tenía que hacer esta reflexión. No me he olvidado de tí, bonita.

Y, por cierto, os mando muchos abrazos. Aunque sean virtuales también son efectivos :P

5 comentarios:

Déborah F. Muñoz dijo...

cada vez que voy a un expomanga, hay como cinco o seis tíos con carteles de esos. ME parece una idea muy graciosa, pero cuando mi amiga y yo nos acercamos a uno de ellos para abrazarle y vi que a mi amiga, que fue la primera, le sobaban el culo descaradamente... se me quitaron las ganas y no he vuelto a intentarlo. El problema es que no sabes cuándo va a ser un abrazo de verdad y cuándo va a ser una excusa para sobarte...

Kyra Dark dijo...

Mi esperanza acaba de caer en picado...

Jetas hay en todas partes. Y con toda la parrafada, no me refería a ir dando abrazos a to quisqui. Creo que, en el fondo, sabéis a lo que me refiero...

Metgaladriel dijo...

Al igual que Deborah, en el expomanga es el pan de cada día y puedes encontrar de todo: Regalo abrazos hasta abrazo regalos y.... recogemos firmas para dominar el mundo que lo de los abrazos está ya muy visto. Y gente que se repartia el territorio para lo de los abrazos, no podías incordiar en la zona de otro jajaj Un besito

Kyra Dark dijo...

Definitivamente, no hay esperanza...
Me vais a matar entre todos coff

Un besito, chicas y gracias por los comentarios

Amaya F. dijo...

¡Muchas gracias Kyra! Yo estoy esperando alguna novela tuya, ya lo sabes.

Publicar un comentario en la entrada

Todo lo que quieras comentar, estaré encantada de leerlo y publicarlo. De hecho, quedaré más que agradecida.