Mi Pluma

Mi pluma y yo volvemos a encontrarnos esta noche. Subida en el tejado de la imaginación, dejo de lado el tiempo para abrazar la dicha. Siento de nuevo el entusiasmo juvenil que abandoné al pulsar la primera tecla. El tacto aterciopelado con sabor a goma acaricia de nuevo mis dedos. No sabía cuánto había echado de menos la verde carcasa de tinta y letras, hasta que la tuve de nuevo en mis manos.
Siento que se abre la veda.
Volveré a escribir cientos de hojas manuscritas. Las colorearé con las palabras salidas directamente desde mi corazón, apenas adornadas por la razón asfixiante. La sangre guiará mis dedos en la danza sobre el papel. Los tachones y las abreviaturas cegarán mis ojos. Amaré cada palabra nacida de mis entrañas. Rubricaré cada guión, cada letra capital.
Renaceré en una noche clara, pintando palabras en el cielo de los sueños.
Afortunadamente, volveré a ser Yo.

4 comentarios:

Citu dijo...

Me encanta como escribes y te quedo linda la nueva imagen

Kyra dijo...

Muchas gracias, Citu! Te lo agradezco de verdad.
Besitos, guapa

Dre!k de'Lefrent dijo...

guau... me pusiste la piel de gallina, en mejores palabras, hablas sobre lo que siento, y supongo que muchos otros sienten al escribir, yo escribo para no volverme loco cuando estoy mal, escribo para que el que lo lea no se sienta solo, y que sepa que en mis letras encontrara una compañía, me ah encantado Kyra, desde el fondo de la razon :)

Kyra dijo...

Muchas gracias, Dre!k, por tus palabras. Me alegro de que te haya gustado. La verdad es que yo escribo para no volverme loca en general. Hay días, cuando estoy mucho tiempo sin escribir nada, que tengo tal cantidad de información en la cabeza que, o la saco, o exploto. Y, aunque soy una cotorra por naturaleza, escribir me ayuda a organizar las ideas.
Supongo que todos los que escribimos acabamos sintiendo esa conexión que sólo entendemos nosotros y, curiosamente, cuando eso pasa, no necesitamos ni palabras :)
Saluditos!

Publicar un comentario en la entrada

Todo lo que quieras comentar, estaré encantada de leerlo y publicarlo. De hecho, quedaré más que agradecida.