M.E. 2: Una noche con la diosa del deseo III

— Anterior: Parte 2 —


Ares y Afrodita, Carlo Saraceni


Dejó escapar un gruñido furioso antes de que sus manos se dirigieran ansiosas hacia el centro de su deseo. Aunque decir deseo era quedarse corto ante la desesperante necesidad que las dos arpías le habían provocado. Fue demasiado lento o Afrodita demasiado rápida porque ni siquiera había llegado a rozarse cuando se encontró con las manos atadas con cintas de seda en el cabecero de la cama. Ni siquiera los violentos tirones del imponente dios de la guerra eran capaces de romperlas, y eso que lo intentó con ahínco.
—¡Afrodita! —rugió con ira.
Y lo había vuelto a hacer. Lo había dejado completamente a su merced. Y él había sido tan estúpido como para bajar la guardia, olvidando otras noches de tortura y placer… a partes iguales.
—¡Oooh! Pobre Ares —ronroneó la diosa, acercándose lentamente al lecho—. Ya estás atrapado de nuevo.
Lucía esa sonrisa odiosa que tanto le molestaba. Una mezcla entre cinismo y burla, aderezado con una pizca de falsa compasión. Su voz era un bálsamo que pretendía hacerle creer que sentía haber sido artífice de su situación. Pero era una mentirosa consumada y la mejor de las actrices, así que no lo creyó ni por un momento. Aunque lo acabaría sintiendo… No se hacía una idea de cuanto.
—Deja de jugar, Afrodita. Estoy empezando a perder la paciencia —gruñó en un tono bajo y amenazador.
—Ya lo veo.
Los ojos de la diosa no se apartaban de su miembro congestionado, hinchado hasta el límite. Justo allí paseó su mano, deteniéndose sólo para limpiar la semilla que lo humedecía. Gruñó con ira y deseo, pero no amedrentó a su amante, que volvió a dejarle al borde de la liberación y empezó a desnudarse con parsimonia.
—Eres demasiado mandón, Ares —comentó Afrodita, comiéndoselo con la mirada—. Pero yo no soy un soldado al que puedas amedrentar. Estás en mis aposentos y aquí soy yo quién da las órdenes.
—No a mí
—Y precisamente por eso estás atado.
Se acomodó a horcajadas sobre las caderas del dios, resbalando sobre su carne enardecida. Ronroneó mientras lo hacía, apretándole con sus muslos, hasta que los movimientos de Ares lo acercaron peligrosamente hasta su objetivo.
Afrodita alzó las caderas hasta alejarlas completamente de su miembro y apoyó los senos perfectos en su pecho. Empezó a pasear los dedos por su rostro tenso dejando que una sonrisa amable curvara sus labios.
—¿Por qué no dejas de luchar contra mí, mi amor? —metió los dedos en su boca para humedecerlos y pasarlos después sobre sus labios duros—. Sabes que haré que disfrutes cada segundo que pases conmigo.
—También me torturarás cada segundo —murmuró mientras acariciaba el dedo esbelto con la lengua.
La risa argentina de la mujer traspasó sus defensas, dejándole expuesto y rendido a sus caricias.
—¿Habría placer sin una buena dosis de dolor?
No esperaba respuesta, pero aún así Ares se la dio
—Baja las caderas un poco y lo comprobaremos.
Estaba dispuesto a todo con tal de que le dejara penetrar su cuerpo de una vez por todas. Pero ella volvió a reír, mandándole un escalofrío a lo largo de la columna.
—Estoy tentada —susurró mordisqueando su oreja—. Pero ayer no viniste a mí y tienes que pagar por eso.
Se separó del dios, justo en el momento que él pensaba que la había ablandado lo suficiente. Tenía que haber sabido que nada conseguiría alejar a la pérfida diosa de su objetivo. Y ese no era otro que torturarle hasta la locura

6 comentarios:

Iris dijo...

Hola guapa, bienvenida. Vaya, veo que tenemos tercera parte de la diosa, luego haber si me paso y me leo los que tengo atrasados, para que luego digas que estas de capa caída.

Un beso y me alegro de tenerte de vuelta.

Adela/Mariola (SokAly) dijo...

Haré todo lo posible por leérmelo mañana, porque mira que le tenía ganas.

¿En serio te gustó el comienzo de nuestra nueva historia en conjunto? Me alegro muchísimo, en serio.

La primera historia es Conquistado por la pasión, de Niall (el amigo de Aldair) y Brianna. Y todas las historias subidas al blog están en el lado izquierdo para descargar.

Besos.

~Ade~

Iris dijo...

Hola, para recibirte como es debido, aquí tienes un premio guapa. Te dejo el link.

http://iris-alasparavolar.blogspot.com/2010/05/gracias-bonnie_24.html

Un besito

Citu dijo...

Hay que bueno que volviste Kyra, genial capitulo sigue.

Maria dijo...

ya gustaria a todo el mundo pasar por esas"torturas"...uhmmmm...voy a darme una vueltita por ahi..no se pq pero me entro muxisimo calor....

Adela/Mariola (SokAly) dijo...

Afrodita es muyyyy buena, si que sabe vengarse.

No sé por qué protesta tanto Ares, si está disfrutando como un enano, jeje.

Espero que no tardes en hacernos disfrutar a los demás con tus escritos.

Besos.

~Ade~

P.D: Se me olvidó decirte que publicamos los martes y viernes.

Publicar un comentario en la entrada

Todo lo que quieras comentar, estaré encantada de leerlo y publicarlo. De hecho, quedaré más que agradecida.