M.E. 2: Una noche con la diosa del deseo II

— Anterior: Parte I —


Marte desarmado por Venus,
Jaques Luis David
Afrodita apenas tardó en recuperarse del éxtasis. La diosa del deseo no sólo se rendía al placer glorioso del clímax con completo abandono, sino que estaba más que dispuesta para un nuevo asalto en cuestión de segundos.
—Recuéstate, amor mío —susurró, empujando a su amante sobre la mullida cama.
Ares se quitó la armadura, mientras la doncella de Afrodita desabrochaba los cordones de sus sandalias. Tan sólo le cubría la túnica corta y pronto la liviana tela también fue desechada junto con el dorado metal. Su mirada no se apartó de la diosa, que se contoneaba hasta acabar recostada en un diván rosado, recubierto con cojines de seda.
—Liria es una doncella encantadora —comentó como al descuido, su voz aterciopelada recorriendo su columna en un escalofrío—. Y bien dispuesta.
La muchacha en cuestión continuaba arrodillada a sus pies, con los ojos fijos en la evidente prueba de su deseo.
—Ya puedes levantarte —murmuró el dios guerrero
—¡Yo no lo he ordenado!
La mano que acariciaba la mejilla de la joven se detuvo en seco. Los ojos de Afrodita refulgían con ira porque él se había tomado la libertad, por segunda vez, de mandar en sus aposentos. Pero pronto se suavizaron, al tomar un cuenco de cristal en el que bailaba un líquido dorado, espeso, como miel templada a fuego lento.
—Antes me gustaría jugar un rato —explicó con un movimiento perezoso de sus dedos sobre el cuenco.
La sangre de Ares empezó a acelerarse en sus venas. Los juegos de la diosa más de una vez habían estado a punto de llevarlo a la locura. La yema de un dedo perfecto se sumergió en el cuenco y empezó a trazar círculos, dejando que la sustancia impregnara su blanca piel.
—Tengo la sensación de que hoy voy a divertirme mucho.
Una sonrisa lenta curvó sus deliciosos labios, una sonrisa que prometía placeres infinitos… y torturas descabelladas. Ares no era dios cobarde, pero notó una punzada de inquietud. Afrodita podía ser la más gentil de las mujeres, la más dispuesta, y también la más dañina. Quizá la amaba por eso, porque era capaz de adivinar sus más bajos instintos y satisfacer sus más profundos deseos.
—Néctar traído del mismísimo jardín de las Hespérides —comentó con un ronroneo, mientras alzaba la mano hacia su boca, la yema del dedo cubierta de la dorada miel—. Me apuesto el cinturón a que jamás has probado nada igual.
Su miembro dio una sacudida contra su vientre, ansioso y expectante. ¿A quién le importaba el néctar de las ninfas, pudiendo lamer el deseo de una diosa como ella?
—Liria seguro que no lo ha hecho —gorjeó con malsana alegría—. Podríamos ponerle remedio a eso.
La vio sacar la lengua y limpiarse el dedo con ella, seguro de que con la intención de provocar la envidia de la doncella. Sin embargo, la muchacha eligió en ese momento pasar la pequeña lengua sobre la cabeza de su erección, provocándole un estremecimiento que le sacudió hasta la médula.
Miró hacia abajo, a la boca de Liria tan cerca de su sexo que lo acariciaba con su aliento y que no parecía tener la intención de continuar con lo que había empezado.
La risa de Afrodita le distrajo y cuando volvió a fijarse en ella, tenía todo el dedo cubierto de néctar.
—Creo que le ha gustado —rió—. Démosle un poco más.
Y pasó la lengua dura desde el nudillo hasta la uña, retirando la miel de un solo movimiento. El mismo movimiento que hizo la joven en su sexo henchido, dejándole tenso y jadeante.

Jugaron con él durante una hora, excitándole hasta límites insospechados, llevándole de cabeza al borde de un abismo de placer, para luego detenerse en el momento en que su simiente amenazaba con derramarse.
Afrodita metía una y otra vez los dedos de uñas perfectas en la sustancia espesa y luego se los lamía de la misma forma que luego la doncella lamía su miembro. Cuando empezó a chuparlos dentro de su boca, el guerrero pensó que acabaría cediendo al deseo y descargando su placer en la garganta de la criada. Esta demostró tener una amplia experiencia en los juegos de su señora, o quizá era la diosa la que mostraba su maestría en la manipulación de sus muchachas porque las lenguas se movían al unísono y las succiones no tenían margen de diferencia.
El mecía las caderas con lentitud al principio y un ritmo enloquecedor según pasaban los minutos de tortura. Un par de veces cometió el error de interrumpir a la diosa y sufrió en su carne los resultados de su propia estupidez.
—Afrodita… —había susurrado, un hondo gemido de placer nacido de lo más profundo de sus entrañas.
Ella se había detenido, sacando los dedos de su boca para poder preguntarle mordaz:
—¿Querías algo, amor mío?
La cabeza de la joven Liria había cesado sus movimientos, haciéndole gruñir de completa frustración.
Su cuerpo estaba totalmente cubierto de sudor, sus músculos tensos y temblorosos, sus riñones se contraían en el momento de la liberación, para que la boca que le torturaba se apartara en el momento menos apropiado. El pelo castaño se le pegaba al rostro y al cuello y la respiración hacía ya tiempo que había dejado de ser regular. El deseo nublaba su mente de tal forma que sólo podía pensar en empujar contra la lengua que tan pronto era una amante deseosa como una doncella esquiva.
No fue hasta que el cuenco de cristal estuvo completamente vacío, que Afrodita decidió dar por terminado el juego. Su cuerpo se hallaba al borde del colapso, ésta vez parecía que las succiones no se detendrían hasta hacerle alcanzar el éxtasis. Hacía ya tiempo que había pasado el límite de su contención y bombeaba en la boca de Liria sin control alguno. Dos embates más y se liberaría con una potencia arrolladora.
El chasquido de unos dedos se coló en su cerebro embotado y la muchacha desapareció sin dejar rastro, dejándole hendiendo el aire. 

15 comentarios:

Perséfoneluz dijo...

¡Hola Kyra! Primero decirte que tenes premios en mi blog.

Y bien, yo decia que no queria engancharme con nuevas historias, pero es que la mitología me puede y más erótica jaja.

Por cierto, no sé si ya te dije que Eva fue la que me recomendo entrar, ya que se entero que me gustaba por un comentario que hice en ZoKaly.

Besos.

Iris dijo...

Hola Kyra, tienes premio en mi blog.
Por cierto la Eva de la que te habla Perséfoneluz, soy yo, jeje.


Besitos, en cuanto tenga un ratito vengo a ponerme al día con esa diosa que tiene muy buena pinta.

Kyra Dark dijo...

Gracias Iris/Eva!!! Por todo, por los premios y por recomendar mis cositas! Eres muy buena conmigo.
Yo me temo que voy a volver a estar unos días perdida. Tres días para ser exactos.
Me voy a Málaga a una entrevista de trabajo y sólo rezo porque la conexión wifi del hotel funcione bien XDD, pero no lo sé.
Así que cuando vuelva me pondré al día con todo!!!
Besotes

Bonnie dijo...

Hola corazon, me paso para primero desearte mucha suerte con tu entrevista de trabajo, seguro que lo consigues, y segundo para informarte de que hoy estreno historia, espera que te puedas pasar, te dejo el enlace....
Nueva historia, un piloto, una azafata, pasion y desenfreno en el aire http://elrincondebonnie-bonnie.blogspot.com/2010/05/chicas-nueva-historia-espero-que-como.html

Maria dijo...

Que calor hace¿no?

Dije q me encantaba lo erotico y la mitologia¿no? Pues suma esos dos generos y tendras a Kyra Dark.

Fascinante este ca.viniste con las pilas recargadas,eh!

Un besote

Ade dijo...

Hasta que no leí este capítulo no me di cuenta de lo mucho que lo echaba de menos.

Hay que ver que bien que te quedó y lo bien que se lo pasó Ares, y eso que al principio protestaba por la presencia de la criada.

Suerte con tu entrevista, ya nos contarás.

Kyra Dark dijo...

Muchas gracias, chicas!!!
Bonnie, por cierto, si necesitas documentación para tu historia, pregúntame guapetona, que justo estoy buscando trabajo como azafata de vuelo XDDD. Qué casualidades más tontas!!

Besitos

Ade dijo...

¿Y qué tal te fue esa entrevista? Mira que te gusta mantener el suspense.

Tienes 2 premios más para recoger.

Kyra Dark dijo...

XDDD La tengo mañana!!
Es que me busqué un hotel con wifi!
Ya contaré cuando vuelva a Madrid!!
Besitos

Citu dijo...

Uy mujer que bueno que esta ese capitulo me dejaste sin palabras.

melina dijo...

Kiraa, por el amor de jesus!!me mata como escribis!!!!!!!!! te dejo premis en mi blog!!

porfavor!!!ponete un chat box!!!

Iris dijo...

Hola kyra, se me acumula el trabajo, no hago mas que escribir, y escribir, y aun no he podido pasar a leer a tu diosa. En fin, te invito a leer el primer capítulo de mi nueva historia.
http://iris-alasparavolar.blogspot.com/2010/05/simply-for-love_5459.html

Y te aviso que tienes premios en mi blog.
Te dejo el link.

http://iris-alasparavolar.blogspot.com/2010/05/gracias-vanessa.html

Besos y buen fin de semana

Iris dijo...

Kyra, tienes otro premio.

BESITOS

Citu dijo...

Premio en mi blog

Amaya F. dijo...

Hola, soy Amayaf del taller de novela. Te dije que te comentaría pero... con erótica no puedo. Me parece que tu relato está genial, y tal como soy incapaz de escribir el subgénero tampoco lo soy de desmenuzarlo.
Saludos.

Publicar un comentario

Todo lo que quieras comentar, estaré encantada de leerlo y publicarlo. De hecho, quedaré más que agradecida.